domingo, 26 de enero de 2014

Funcionario de Veracruz podría estar detrás de asesinato de cantante

Luego de las numerosas contradicciones en que han caído las autoridades de Veracruz en su intento de "esclarecer" el secuestro y asesinato de Gibrán Martiz, ex participante de La Voz México, y después de que el propio padre de la víctima denunciara que su hijo fue "levantado" por elementos de la policía estatal, cobran fuerza las versiones que apuntan a la probable participación de un alto funcionario del gobierno del estado en este crimen.

Y es que las diferentes notas periodísticas aparecidas en los últimos días echan por tierra la versión oficial del caso, exhibiendo lo que parece ser un intento deliberado por enredar aún más la investigación, con el fin de que el crimen no se esclarezca y quede impune.

De acuerdo con la agencia de noticias Imagen del Golfo, corren versiones en círculos policiacos señalando que, antes de su "levantón" por policías estatales, Gibrán Martiz tuvo un "pleito de jóvenes" ("un fuerte altercado", señalan otros medios) ni más ni menos que con... el hijo del secretario de Seguridad Pública de Veracruz, Arturo Bermúdez Zurita. 

Bermúdez Zurita
Así lo señala la columna "Off the record", publicada en el citado medio el pasado 22 de enero, en la cual se señala que "lo que más desconcierta a los familiares son las huellas de tortura y el tiro de gracia que tenía su cuerpo, con lo que echa abajo las versiones oficiales que murió durante el enfrentamiento que sostenían agentes de seguridad del estado con los supuestos secuestradores". También el portal Plumas Libres apunta: "Datos reveladores aseguran que los uniformados entregaron al joven a grupos delincuenciales". 

Quizá por todo lo anterior, el padre de la víctima, en entrevista con Pedro Ferriz de Con, responsabilizó al propio gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, de la seguridad de su familia, luego de declarar que SÍ fueron policías estatales los que secuestraron a su hijo. El papá de Gibrán aseguró que no dejará el estado ni el país por miedo a la inseguridad, y que confía en que el caso se resuelva con justicia, y entonces "habrá valido la pena" la muerte de su hijo.

Lo cierto es que este caso viene a confirmar que algo huele mal, muy mal, en las entrañas del gobierno de Veracruz, y que el "estado próspero" del que hablan las versiones oficiales quizá sea el estado de la Florida, donde según corren insistentes versiones, desde hace tiempo vive toda la familia del gobernador, pues ante la creciente inseguridad en Veracruz, mejor pusieron tierra de por medio...

Reacciones:

0 comentarios: