miércoles, 7 de julio de 2010

AMLO 2012

Finalmente, luego de meses de indefiniciones y evasivas que sólo alimentaban el rumor que todos sabíamos cierto, el día de hoy Andrés Manuel López Obrador ha declarado, de manera abierta, que va por la candidatura presidencial de la izquierda para 2012.

En entrevista con W Radio, López Obrador afirmó que buscará ser postulado por el Partido del Trabajo o Convergencia, partidos de los que dijo van “de acuerdo a nuestros principios”.

Lo más interesante de lo declarado por el Presidente Legítimo, es que - a diferencia de lo que reiteradamente había venido expresando cuando le preguntaban sobre sus aspiraciones presidenciales - no esperará a ver quién de los posibles candidatos de la izquierda está mejor posicionado en las encuestas: “nosotros ya no vamos a esperar, nosotros vamos al 12, ya, que quede claro", afirmó el ex Jefe de Gobierno.

¿Qué impulsa a AMLO a abrir su juego? ¿Por qué ahora?

Sin duda, los resultados de las elecciones del pasado domingo explican en parte el anuncio de López Obrador. Durante la campaña electoral en los estados, AMLO fue siempre un crítico de las alianzas opositoras entre el PAN y el PRD. Se manifestó en contra de que la izquierda se aliara con quienes se robaron la presidencia de la república en 2006, y que asimismo son responsables de la tragedia nacional que vivimos. Por su parte, la otra figura “fuerte” de la izquierda que podría disputarle la candidatura al Peje, Marcelo Ebrard, de manera diría yo oportunista manifestó su apoyo a las alianzas chucho-panistas, e incluso hizo activamente campaña en algunos estados en apoyo a sus candidatos.

Luego del triunfo de estas alianzas en Oaxaca, Puebla y Sinaloa, tres estados emblemáticos del cacicazgo priísta, pareciera que la apuesta de Ebrard fue ganadora y por lo tanto quedaría bien posicionado para aspirar a una candidatura que aglutine a los partidos de izquierda. En ese contexto algunos dan por muerto anticipadamente al Peje y descartan que tenga posibilidades para aspirar a ser el abanderado presidencial. Pero ¿es esto así?

Andrés Manuel López Obrador es el líder indiscutible de un movimiento ciudadano que va mucho más allá de los partidos políticos, que convoca a sectores de la sociedad que no se sienten representados por los políticos tradicionales, y que defiende las causas populares no solamente olvidadas, sino combatidas por la mafia PRI-PAN. Un movimiento que a la fecha suma más de dos millones de afiliados, y que ha logrado conformar más de diez mil comités en toda la geografía nacional. Sin duda, el formidable esfuerzo de organización y el incansable trabajo de AMLO, que ha recorrido todos los municipios del país - lo que ningún otro político ha hecho jamás - constituyen una base sólida sobre la cual edificar una candidatura presidencial viable con amplias posibilidades de triunfo.

Por encima de todo, una buena parte del capital político de López Obrador, lo debe a la congruencia que ha mantenido a lo largo de estos años. Mientras la “izquierda” electorera, aliancista, pragmática y nalguipronta no ha vacilado en ayuntarse con los criminales de 2006, con los delincuentes electorales que repetidamente han traicionado todos y cada uno de los acuerdos en lo oscurito con que la han engatusado; AMLO se ha mantenido firme en la defensa de la soberanía, la economía popular, el petróleo, y enarbolando un proyecto de nación con verdadera visión de Estado y patriotismo. Mientras los chuchos de Nueva Izquierda demuestran que para ellos los ideales son desechables y que lo único que les importa son las migajas de poder que el PAN está dispuesto a cederles, AMLO ha insistido en que lo importante es rescatar al país de manos de la oligarquía mafiosa que tiene secuestrada la economía y la política y que no se cansa del saqueo.

La izquierda colaboracionista ha “ganado” con las alianzas en estas elecciones, pero a costa de diluirse y perderse en el pragmatismo imbécil que, se verá en poco tiempo, de nada les habrá servido. Esa izquierda dialogante confirma una vez más su divorcio de las causas democráticas del pueblo, y de su alianza con la mafia blanquiazul no pueden esperar más que una patada en el trasero, la cual ocurrirá tarde o temprano.

Nadie se engañe, la opción de la izquierda auténtica, es hoy una candidatura presidencial encabezada por Andrés Manuel López Obrador. La gran incógnita, por supuesto, es si la enorme base social que tiene el movimiento por él construido en estos años, se pondrá efectivamente en marcha para las elecciones de 2012. No bastan dos millones de afiliados, ni muchos millones más de simpatizantes, si no somos capaces de movilizarnos y de participar de manera masiva para garantizar el triunfo de esta opción democrátiva y progresista. ¿Aprendimos de los errores de 2006, cuando la confianza absoluta en la victoria nos hizo descuidar la defensa del voto, dando como resultado el éxito del fraude?

Enhorabuena por AMLO, que se ha “destapado” para el 2012. ¿Seremos capaces nosotros de “destaparnos”, es decir, de empezar a movernos, a actuar, a organizarnos, para llevarlo nuevamente a la victoria?

Comentarios: renegadolegitimo@gmail.com
Sígueme en Twitter: http://www.twitter.com/RenegadoL
Blog: http://renegadolegitimo.blogspot.com

Reacciones:

8 comentarios:

Muy bueno tu post Renegado,tu sí analizas, no como algunos que escriben en el Universal, Milenio y similares, vas al punto. Sobre todo, la reflexión final es acertada. ¿seremos capaces de destaparnos?

el peje tiene cosas rescatables, pero dificilmente podra revertir la mala imagen que tiene en su contra provocada por los medios de comunicacion y de la cual tambièn el ha contribuido, el peje sòlo le hara el caldo gordo al sistema, arrebatando votos a la otra opciòn d eizquierda que sera marcelo ebrard, y a duras penas llegando a un 10 ò 12 por cieto si bien le va.

Lo mejor de todo esto es que se dice Juarista y Presidente Legítimo, 'Sufragio efectivo, no reelección'

He leido muchas pendejadas en la red, pero sin duda esta "colucna" es la "madere de todas las demas"

Se enojaron los nazis prietos con la columna del renegado. Buena señal.

En efecto, candidato habemus, la incógnita es si el pueblo en su mayoría se decide a participar para salvarse a sí mismo.

Tenemos tiempo, hay que empezar a organizarnos rumbo al 2012. solamente organizados volveremos a triunfar, no perdamos el tiempo haciendo caso a las ofensas y calumnias. Ya sabemos de donde vienen.

Pues de las opciones es evidente AMLO es la mas peligrosa, por radical e incongruente con su filosofia, no sin contar con las incontables ocasiones en las que se ha contradicho. Tabasco y la Cd. de Mexico son muestra del desorden administrativo y de la falta de acciones, nada que lleve a dar una idea de mejora para el pais en su caso.