sábado, 15 de febrero de 2014

"Bailarinas Justicieras": exhiben malos tratos, corrupción y abandono en el Ballet Folklórico de México

La Directora de Compañía de Danza del Ballet Folklórico de México, Viviana Basanta (@VivianaBasanta en Twitter) prohíbe a integrantes del ballet seguir una página de Facebook que exhibe los atropellos y malos tratos hacia los bailarines.

Con la amenaza de quedar desempleados y no poder bailar más en Bellas Artes, la directora del Ballet Folklórico de México, Viviana Basanta, así como el Lic. Salvador López López, han obligado a los bailarines a dejar de seguir la página de Facebook "Bailarinas Prohibidas Justicieras del BFM" (https://www.facebook.com/bailarina.amorosa.7),  en donde un grupo anónimo de bailarines en activo denuncian las malas condiciones laborales y de espacios de trabajo en que desarrollan su labor artística. 

Espacios en pésimas condiciones, hoyos en los techos de los talleres, vestuarios rotos o descosidos, dan fe de lo que las Bailarinas Justicieras han llamado el "abandono" en que se encuentra el ballet folclórico fundado por Amalia Hernández en 1952, y que incluso representó a México en los Juegos Panamericanos de 1959 en Chicago. Denuncian que desde la muerte de su fundadora, Amalia Hernández, el ballet no ha montado nuevas creaciones "y vive del pasado".

Más aún: cual si se tratara de un vulgar outsourcing y no de una de las compañías de danza de enorme prestigio en el mundo, el Ballet Folklórico de México hace firmar a los bailarines un "contrato" en donde los considera "becarios", cuando claramente son profesionales en su ramo. Asimismo, al bailarín se le hace firmar desde la primera función una "renuncia voluntaria", lo cual es violatorio de sus derechos laborales y un insulto a su labor artística. 

Dichos documentos son expuestos en la página de Facebook al que la directora quiere impedirles el acceso. Queda de manifiesto que los bailarines no tienen las garantías mínimas de seguro social y trato digno. Al parecer, esta página está conformada por bailarines que prefieren el anonimato para no sufrir represalias de sus empleadores. 


Cabe mencionar que la indignación creció a causa del maltrato que los directivos del ballet dieron a un bailarín llamado Víctor Cortez, quien con más de 20 años en el Ballet Folklórico de  México empezó  a partir del 2013 a ser víctima de malos tratos.  Víctor Cortez murió el pasado 26 de enero del presente sin contar con Seguro Social por parte del BFM.


Llama la atención que al igual que su caduco repertorio, no se permita la aportación de las redes sociales como Twitter y Facebook. El sello Amalia Hernández se ha desdibujado. Prohibir a un artista  (becario)  o como se le llame en dicha Institución el derecho a la libertad de expresión confirma lo expuesto por los bailarines anónimos. 

Reacciones:

0 comentarios: