jueves, 15 de agosto de 2013

Mexichem en Pajaritos: 10 años de trampas y corrupción (2a. parte de la serie)

La nueva dueña de Pajaritos
Para la empresa Mexichem, del ex banquero Antonio Del Valle, el pasado 31 de julio fue un buen día: el día en que por fin consiguió apoderarse del Complejo Petroquímico Pajaritos, de Petróleos Mexicanos.

En esa fecha, se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Acuerdo por medio del cual Pemex desincorpora del dominio público una extensión de terreno equivalente al 48% de la superficie del Complejo. Con este regalo que el gobierno da a Mexichem culmina un periodo de diez años, a lo largo de los cuales el dueño de la empresa, el ex banquero Antonio Del Valle, buscó por todos los medios a su alcance quedarse con esas instalaciones, y monopolizar la producción de uno de los derivados petroquímicos más rentables de la industria, despojando así a Pemex y a la nación de cuantiosos recursos. Esta es la historia:


El cloruro de vinilo, eslabón esencial

Tubería de PVC
 Uno de los principales productos petroquímicos elaborados en el Complejo Pajaritos es el cloruro de vinilo, insumo indispensable para elaborar resinas y compuestos de PVC. Tan sólo por ese uso industrial que se le da, el cloruro de vinilo tiene una importancia estratégica, y es por lo tanto uno de los productos más rentables que produce Pajaritos. Su producto estrella, pues.

Para producir cloruro de vinilo, se mezclan en un proceso químico los compuestos de cloro con el etileno.Y aquí comienzan las irregularidades. El etileno lo produce Pajaritos en su propia planta, con un alto contenido de pureza (98%). El cloro Pemex no lo produce solo, se lo ha comprado desde hace 25 años a la empresa "Cloro de Tehuantepec", ubicada a un lado del complejo. Cabe mencionar que el 40% de las acciones de Cloro de Tehuantepec pertenecían a Pemex, lo que garantizaba el abasto puntual de este insumo a precios de mercado.

Hasta que llegó Antonio Del Valle.

En el año 2000, con la llegada de Vicente Fox a la presidencia, Pemex misteriosamente "perdió" todas sus acciones en Cloro de Tehuantepec, que cambió de nombre a Mexichem cuando fue vendida a Antonio Del Valle,. Así, de un plumazo, Pemex se quedó sin abasto del cloro necesario para elaborar cloruro de vinilo, a menos que se lo comprara a Del Valle... al precio que éste quisiera. De socio en la producción de cloro, Pemex pasó a ser cliente cautivo de un ex banquero chantajista y especulador que le vende a Pemex el cloro al precio que le da la gana. ¡Qué buenos negocios hicieron los gobernantes panistas! ¡Cuánto amor por México!

Pero la codicia de Antonio Del Valle no paró ahí. Él quería el pastel completo: ¿por qué no arrebatarle a Pemex su negocio más rentable en Pajaritos? Lo consiguió, como se verá a continuación, con la complicidad de funcionarios corruptos de Pemex Petroquímica, encabezados por su ex director.


El asalto a Pajaritos

En el año 2003, con bombo y platillo, Pemex Petroquímica anunció la inversión de 2,500 millones de dólares para ampliar la planta de Derivados Clorados III, y así aumentar la producción de cloruro de vinilo de 200 mil toneladas anuales, a 405 mil. En la ampliación participaron la empresa española "Duro Felguera" y el diseñador de patente norteamericano "Oxy Vynil".

Planta de Clorados III en Pajaritos

¿Y qué pasó?

Pasó, que el entonces director de Pemex Petroquímica, Rafael Beverido Lomelín, un bandidazo designado por Vicente Fox para acabar con la petroquímica nacional y entregarla al sector privado, ordenó recibir la ampliación de la planta, SIN REALIZAR LAS PRUEBAS DE ARRANQUE necesarias, es decir, le firmó de recibida la obra a las empresas extranjeras SIN QUE SE COMPROBARA QUE ESTABA BIEN HECHO EL TRABAJO. ¿Por qué lo hizo? ¿Ineptitud, corrupción, o simple hijoeputez?

Beverido: traición a México
Beverido Lomelín no quiso que se realizaran las pruebas de arranque y desempeño, para así poder justificar el crimen que cometió inmediatamente después: al momento de arrancar la planta para comenzar a operar, los equipos recién instalados "se dañaron totalmente" (eso se dijo, nunca se demostró) y Pemex Petroquímica TUVO QUE VOLVER A ADQUIRIRLOS (otros 2,500 millones de dólares gastados a lo pendejo) lo cual obligó a la paraestatal a pedir préstamos en el extranjero.

Si las chingaderas anteriores no fueran suficientes para fusilar a Rafael Beverido Lomelín por traición a la patria, nada más hay que repasar las consecuencias de sus actos criminales:

1) Se dejó de producir cloruro de vinilo por más de un año, con la consiguiente pérdida de los ingresos por ventas.
2) Se tuvo que importar cloruro de vinilo a un precio elevado, para satisfacer los compromisos de venta contraídos por Pemex con sus clientes. El daño patrimonial derivado de esto es enorme.
3) Se descuidaron otras áreas del Complejo Pajaritos para atender y resolver esta situación de emergencia.

Usted, amigo lector; ¿no cree que a Rafael Beverido Lomelín lo deberían de colgar de los huevos en alguna plaza pública, o quemarlo vivo en escarmiento de todas las chingaderas que hizo para hundir a Pemex Petroquímica? Ni se desgaste: a ese cabrón lo protegen desde las altas esferas del gobierno federal, y para acabar pronto ya vive en Miami. Así funcionan las cosas en México.


Zopilote al rescate

¿Quién cree usted que fue el ganón de todo este desmadre? Pues quién más: el ex banquero Antonio Del Valle, el zopilote que en cuanto olfateó la oportunidad de hacer otro negociazo a costillas de Pemex y sangrando al país, no vaciló en tirarse de hocico para pescarla.

Antonio Del Valle, "El Pingüino"
En 2009, Del Valle empieza a alegar que "Pemex es incapaz de operar la planta de Clorados III" (¿cómo no?, si Beverido Lomelín había echado a perder intencionalmente los equipos), por lo que este buitre carroñero empieza a presionar para que Pemex le ceda en comodato la otra planta en funcionamiento, Clorados II. Pemex por su parte empieza a jubilar a los mejores ingenieros de Clorados III... ¡para que Mexichem pueda contratarlos! (hay que decir, en reconocimiento a estos ingenieros patriotas, que la mayoría se rehúsa, por este motivo Pemex les aplica la jubilación forzosa). Finalmente, Pemex le da permiso a Mexichem de meter a sus ingenieros a Pajaritos y de revisar documentos y estrategias confidenciales del funcionamiento de la paraestatal. En otras palabras, Beverido Lomelín literalmente se abrió de nalgas y le ofreció el culo a Antonio Del Valle. ¿No siente usted ganas de despellejar a estos traidores a la patria?


Ahora va por todo

Repasemos las maniobras de Antonio Del Valle a lo largo de diez años para quedarse con Pajaritos:

* Compró Cloro de Tehuantepec y despojó a Pemex del 40% de las acciones; posteriormente formó Mexichem y comenzó a chantajear a Pajaritos para venderle cloro al precio que le dio la gana.

* En complicidad con Beverido Lomelín, destruyeron los equipos de Clorados III para justificar la entrada de Mexichem a "rescatar" la producción de cloruro de vinilo.

* Se metió hasta la cocina en Pajaritos, robándose secretos industriales de la producción de cloruro de vinilo, y pirateándose al personal calificado para operar la planta que le entregaron en comodato.

Con estos actos que rayan en lo delictivo, Antonio Del Valle ya casi controlaba la cadena productiva cloro-vinilo. Pero el último eslabón no estaba completo: aún tenía que comprarle a Pemex Petroquímica el cloruro de vinilo producido en la planta arrendada en comodato. Esto molestaba mucho al ex banquero, que decidió ir por todo y apoderarse por completo de la producción de este petroquímico. Es así como en diciembre de 2011, funcionarios traidores de Pemex Petroquímica plantean una "alianza estratégica" con Mexichem, ya no para arrendarle solamente la planta de Clorados III, sino para VENDERLE TODO EL COMPLEJO, en una supuesta "sociedad" empresarial donde Mexichem tendría el 56% de las acciones (o sea, la mayoría) y Pemex apenas el 44%. Obviamente tal "alianza" implica que Pemex le cede a Mexichem la administración del complejo, y la comercialización de los productos que ahí se elaboren. ¿No que no hay privatización?

Pajaritos: vendido a la IP

Y colorín colorado, esta historia de corrupción, traición a México, latrocinios y chingaderas, ha terminado: Mexichem ya controla totalmente la cadena productiva cloro-vinilo, convirtiéndose en un monopolio privado de los que supuestamente están prohibidos por la ley; Beverido Lomelín disfruta de la vida en algún chalet suizo, a cuya alberca se mete con juguetonas putas que le sangran el dinero que recibió por su traición a la patria; y el Complejo Pajaritos, otrora orgullo de la industria petroquímica mexicana, es hoy un montón de fierros viejos y corroídos listos para ser desmantelados y entregados a su nuevo dueño. ¡Viva México!







ARTÍCULOS RELACIONADOS

A escondidas, vende Pemex complejo petroquímico en Veracruz










Preparan golpe a trabajadores de Pemex

Reacciones:

0 comentarios: