viernes, 7 de enero de 2011

En el Estado de México, urge otro "Juanito"

Gran revuelo el que se armó, la tarde del miércoles, con el anuncio de que las principales corrientes del perredismo daban su apoyo a Alejandro Encinas, el coordinador de los diputados de ese partido, para ser candidato a gobernador del Estado de México. Y no era para menos: poner de acuerdo a grupos, tribus, grupúsculos, facciones y pandillas tan disímbolos en algo que parece lógico y elemental, siempre ha sido una tarea de titanes.

Por eso, salvo la cara de perro apaleado que tenía Jesús Ortega (y que no era para menos, considerando que su "demoledora estrategia" de las alianzas con el PAN acababa de irse por el caño, como su carrera política) todo en el perredismo eran sonrisas y parabienes. Incluso los medios tradicionales, en su mayoría simples repetidoras de la frecuencia y el discurso oficial, festejaban el destape de Encinas, aunque sea porque, como infantilmente quisieron presentar, era una decisión "ajena a AMLO", al que según esas calenturientas plumas, Ebrard y Chucho se habrían "brincado".

Pura buena onda, pues.

El gozo se les fue al pozo, a toda esa cauda de grillos y comunicadores oportunistas y lamehuevos, cuando el propio Encinas se encargó de dejar claro que se opone a una alianza con el partido que se robó las elecciones de 2006; y para mayor afrenta de quienes festejaban la "derrota" del Peje, apareció junto a él en el inicio de la segunda gira del Presidente Legítimo por el Estado de México, donde además firmó los compromisos de gobierno del movimiento democrático. ¿Arde?

Lo que un día antes eran caras alegres y editoriales generosos en la pantalla chica y los diarios, se transformó en menos de 24 horas en un ambiente de funeral, porque efectivamente era el entierro de cualquier posibilidad de chanchullo, transa, componenda o enjuague entre la izquierda nalguipronta y vendida; y la derecha autoritaria, mocha, trasnochada, siniestra, naca y chafita representada en México por el PAN y su brazo armado y criminal, el calderonismo. Todavía me rio al recordar la cara larga, de pambazo y sin rasurar, de Ciro Gómez Leyva al dar a conocer lo ocurrido en el mitin de AMLO-Encinas. "Al cabo que ni quería", parecía decir el meroli-cutor de noticias...

El que de plano se espantó y mucho con el destape del miércoles, fue obviamente Peña Nieto, porque el Gelboy sabe que un candidato fuerte como Encinas aglutinando a toda la izquierda es un serio desafío a su maquinaria electoral y, más importante aún, a su aura de "invencible" rumbo a 2012. Dicen que en Toluca se apanicaron cuando se enteraron de la noticia, y que de inmediato el góber se comunicó con su padrino político, Salinas, para "pedirle instrucciones".

Por ello, es muy sospechoso que el tono de los columnistas de opinión identificados con la mafia cambie nuevamente de la noche a la mañana. En su columna de hoy (y en su Twitter) el golpista Pablo Hiriart, ese apéndice periodístico del pinochetismo recalcitrante que se niega a morir, se deshace en elogios para Encinas, al que le ve todas las virtudes del mundo (y el defecto, claro, de ser "el candidato de López Obrador"). Considerando que Hiriart es el vocero de Carlos Salinas de Gortari en los medios, tal "apoyo" no puede menos que ser analizado con mucho cuidado.

No es difícil adivinar que Salinas, como cabeza de la mafia mexicana, hará lo que sea -literalmente lo que sea- para proteger a su títere y delfín Peña Nieto. No hay que subestimar los rumores de que grupos del crimen organizado que operan en la entidad podrían tratar de intervenir en el proceso, para darle una "ayudadita" al gobernador y quien eventualmente imponga como su candidato. No sería el primer caso de narcoelecciones en México.

Pero tampoco se debe descuidar un flanco quizá menos aparatoso pero igualmente peligroso para la democracia mexiquense: el judicial. Y es que, ante el coro de opinólogos que comienzan a cuestionar el asunto de la residencia de Encinas en el Edomex, es previsible que habrá una batalla legal y jurídica por parte de la mafia para tumbar su candidatura. Con toda una aplanadora institucional en su contra en una verdadera elección de Estado, es posible pensar en un "escenario de pesadilla" para Encinas y la izquierda: el PAN, o cualquier otra prostituta política alquilada para la ocasión (el PVEM, por ejemplo) presentaría una impugnación contra la candidatura de Encinas por el asunto de la residencia; esta impugnación pasaría por un largo, tortuoso camino en el IEEM y el tribunal electoral local. Mientras tanto, a Encinas lo "dejarían ser" candidato, pero unas semanas o días antes de la elección el asunto llegaría al Tribunal Electoral federal, donde sobra decir que Maricarmen Alanís, la amiga y mandadera de Calderón, validaría el atraco, como validó el robo de la presidencia del PRD por parte de Jesús Ortega, o el despojo de Iztapalapa donde impusieron a una candidata chucha. Lo demás, sería escuchar hasta el infinito las risas de Peña Nieto y sus verdaderos aliados, los panistas, por haber "frenado" al movimiento democrático.

Es por eso que, si el movimiento quiere evitar otra jugada chueca de la mafia, urge encontrar un remedio desde ahora. Urge encontrar otro "Juanito".

No se me malinterprete. Cuando digo que urge encontrar otro "Juanito" no me refiero al personaje folclórico que de luchador social devino en un pobre payaso vividor y chantajista, que se la creyó y se mareó por los ofrecimientos de la mafia hasta que en las oficinas de Marcelo Ebrard le mostraron un expediente bastante grueso y le dijeron: YA PÁRALE. No.

Otro "Juanito" se refiere a tener otro as bajo la manga; un candidato (o candidata, no se olviden de Yeidckol) que pudiera tomar el relevo, como lo hizo Rafael Acosta en su momento, en caso de que la mafia se empecine en descarrilar la candidatura de Alejandro Encinas. Porque de lograrlo, sabemos que lo harán con el tiempo justo para que el movimiento democrático ya no pueda legalmente postular a nadie más, por haberse agotado los plazos. Necesitamos entonces a alguien que ya esté dentro de la competencia, que ya sea candidato por alguno de los partidos del movimiento.

Sé que suena arriesgado que alguno de los 3 partidos no se sume a Encinas y postule a alguien más, pero si no lo hacen y tanto PRD como PT y Convergencia llevan como su abanderado al ex jefe de gobierno, al momento que la mafia les tire la candidatura no tendrán de dónde echar mano para detener el atropello. Por eso creo que el PT bien podría "sacrificarse" postulando a Yeidkcol y tenerla en reserva por si a Salinas y Peña Nieto se les ocurre atentar contra la democracia de la manera ya explicada.

¿Qué podría pasar? Si la mafia tumba a Encinas, el PT con Yeidckol entran al relevo y se repite la historia de Iztapalapa, donde los chuchos tuvieron que tragar camote ante la marea popular que se levantó en defensa de la democracia. Si no tumban a Encinas, Yeidckol aparece uno o dos días antes de la elección para "declinar" a favor de Encinas (sobra decir que de antemano TODO MUNDO sabría que llegado el momento eso sucedería), pide no votar por ella, sino por Alejandro, se retira de la contienda, y listo.

¿Retorcido? ¿Confuso? Podría ser. Lo mismo dijeron de la estrategia de AMLO en Iztapalapa y al final fue un éxito. Lo que no podríamos perdonarnos jamás es que por no prever lo previsible (toda suerte de trampas y trucos sucios por parte de los mafiosos), permitiéramos un robo como el que ya preparan el Copetes y su padrote, el Chupacabras.

Comentarios: renegadolegitimo@gmail.com
Sígueme en Twitter: http://www.twitter.com/RenegadoL
Blog: http://renegadolegitimo.blogspot.com

Reacciones:

3 comentarios:

Me encantaría decirte que está completa tu columna, pero la verdad esta entera y le sobra información. Muy buena columna excelentes puntos de vista y lo mas importante CONCRETA a lo que va, sin mareos y sin dar vueltas.

Felicidades

Me gustó tu blog, pero no me late eso de buscar un "juanito" ¿qué necesidad de seguir nombrando a ese triste personaje? saludos!! Conny "Cometa" Arias

sabes es muy bueno tu blog y te felicito pero por que mencionar asi a "JUANITO" te puedo decir que el realmente ayuda ala gente que lo necesita, hace poco tiempo fui a x lugar y el le entrego a un niño una silla de ruedas eso se me hizo chido.