miércoles, 26 de mayo de 2010

El desaparecido que nadie quiere encontrar




Tres estampas:

1991.- El diputado Diego Fernández de Cevallos, desde la tribuna de San Lázaro, daba el aval de la bancada panista para quemar la papelería electoral de las cuestionadas elecciones de 1988: "nadie podría beneficiarse con escudriñar papeles que nada dicen, y menos significan". Tres años de concertacesiones y de "co-gobernar" con el priísta Carlos Salinas habían redituado al PAN buenos dividendos políticos, y en reciprocidad el blanquiazul no tenía empacho en darle, con esa quema de boletas, el cerrojazo definitivo al fraude electoral hasta entonces más grande de la historia reciente del país. (Fuente: http://www.youtube.com/watch?v=Fdnux4CR66w)

2003.- El bufete jurídico del senador Fernández de Cevallos acepta llevar dos demandas entabladas por particulares en contra del Gobierno del Distrito Federal, encabezado por Andrés Manuel López Obrador. Los asuntos tienen que ver con dos predios: uno conocido como El Encino, en Santa Fe; y el otro llamado el Paraje San Juan, en Iztapalapa. En ambos casos el monto que demandan los particulares a través del bufete de Diego es estratosférico: más de 1600 millones de pesos tan sólo por el Paraje San Juan, caso que a la postre llevaría al desafuero de López Obrador, en la obsesión foxista por descarrilar la candidatura presidencial del tabasqueño. Pero no es la primera ni sería la última vez que el "Jefe Diego" litiga al borde de esa delgada línea entre el tráfico de influencias y la información privilegiada. Como senador de la república no vería inconveniente en demandar a la Secretaría de la Reforma Agraria, ganándole un juicio por más de mil doscientos millones de pesos. Dinero de las arcas públicas saqueado para enriquecer a un particular... y a su despacho de abogados.

2006.- Diego Fernández de Cevallos, como miembro destacado de la élite panista, acepta, avala, oculta y defiende el fraude electoral cometido contra Andrés Manuel López Obrador, legítimo ganador de las elecciones presidenciales. Primero defender los privilegios de camarilla que la democracia. El abogángster DFC al servicio del sistema.

Y cuando menos lo esperábamos, por tratarse de un "hombre del sistema", de un incondicional al servicio de las peores causas, del plomero del trabajo sucio, de cañería... que secuestran a Fernández de Cevallos. Así, de un día para otro, el poderosísimo Jefe Diego era "desaparecido" sin más.

Muchas son las versiones, dudas, contradicciones en torno al "caso Diego". Para entender más del asunto, recomiendo especialmente la lectura del número de esta semana de la revista Proceso. Por lo pronto, en las redes sociales y en la calle han proliferado un sinfín de teorías que, ante la ausencia de información, se adueñan del debate público. Los invito a repasar las principales "explicaciones" de la desaparición de Fernández de Cevallos.

Primera versión: fue el narco. Siendo los secuestros y "levantones" una práctica cada vez más común en el país, no es raro que una de las teorías que mayor difusión ha tenido sea la de que fueron sicarios de algún cártel quienes se llevaron a Diego. Si a eso agregamos los señalamientos (que datan de años atrás) de que Fernández de Cevallos tenía nexos con el cártel de Juárez de Amado Carrillo, cobra sentido la teoría de que alguna banda rival habría levantado a Diego como venganza. También es factible pensar que sería un mensaje al "gobierno" de Calderón por parte de algun grupo de narcotraficantes distinto al cártel de Sinaloa, al que se ha dicho que Calderón tiene como su "cártel favorito". En cualquier caso, ¿se imaginan la muy comprometedora información que estos secuestradores podrían sacarle a Fernández de Cevallos? Lo harían revelar nexos, componendas, nombres y apellidos de funcionarios gubernamentales involucrados en el narcotráfico. En una de ésas hasta grabarían en video la "confesión" del Jefe, y podrían darla a conocer a la opinión pública, como difundieron la fotografía del político panista, vendado de los ojos, desnudo de los hombros y humillado en toda su persona.

Si tal ha sido la suerte corrida por el señor Fernández de Cevallos, ¿alguien cree realmente que se le va a encontrar, y si esto sucede, que se le va a encontrar con vida? ¿Quién nos dice que una video-confesión como la mencionada, no existe y se encuentra ya en poder de las "autoridades", que han ordenado por lo pronto el silencio de los medios y que se devanan los sesos pensando cómo hacerle para que Diego no sea encontrado jamás? Desde Salinas hasta Fecal, nombren al político de la mafia que ustedes quieran, y no encontrarán a nadie que, bajo este supuesto, desee en verdad la aparición con vida del Jefe.

Segunda versión: autosecuestro. Esta es una de las explicaciones más bizarras a primera vista, pero tomando en cuenta que en este país nada es totalmente inverosímil, siempre hay lugar para pensar que la desaparición de Diego Fernández de Cevallos puede ser una jugada magistral del panismo para "posicionarlo" como candidato natural a la presidencia en 2012. En apoyo a esta teoría está la debacle electoral panista, que se encamina al fin de sexenio enmedio del descrédito y la podredumbre de 10 años de "gobierno" azul. El PAN no tiene candidato viable para el 2012, frente a un Peña Nieto apoyado con toda la fuerza de la mafia política, que ha optado por tirar al basurero a los blanquiazules después que éstos demostraran ser profundamente ineptos, cínicos y pendejos; y frente a un López Obrador que, después de 5 años de golpeteo mediático, no han podido destruir y cuya fuerza lejos de mermar, aumenta. Ante la ausencia de personajes del panismo con pantalones y tamaños para competir por la presidencia, este partido o sus patrocinadores habrían decidido magnificar la imagen de Diego con su supuesto secuestro, del cual retornaría victorioso, granjeándose la simpatía de los electores y manejando en campaña un discurso de "mano dura" contra la inseguridad.

Personalmente le doy poco crédito a esta versión. No porque sea demasiado maquiavélica o cruel como para llevarla a cabo, sino porque el mandamás en turno del panismo, el chaparrito pelón de lentes que usurpa la presidencia de la república, es un conocido enemigo del Jefe Diego, a quien alguna vez retó a golpes con tal de defender a su íntimo amigo Carlos Castillo Peraza. No creo que Diego Fernández sea "el candidato" de Fecal para sucederlo (les apuesto lo que gusten a que, dentro de la mente retorcida y siniestra del chaparro, el candidato idóneo para sucederlo es él mismo, vía un autogolpe); antes bien, me parece que Fecal sería de los más grandes beneficiarios de la desaparición permanente del Jefe Diego. Eso nos lleva a la tercera teoría...

Tercera versión: el estilo Fecal de gobernar. Es de sobra conocida la "mecha corta" de Calderón, su talante rencoroso y vengativo, y si hubiera que creer en la versión de que el secuestro se fraguó desde el PAN, yo me inclinaría por pensar que fue sin conocimiento de Diego y planeado o al menos avalado por Fecal. Revísese la manera como el "gobierno" fecalista ha manejado esta situación y se verá a un "presidente" no solo apático ante la desgracia de su dizque amigo, sino incluso indiferente, diría yo hastiado de que le pregunten del tema. Y luego la orden gubernamental a medios para callar la información del caso, ¿qué? ¿A quién, al más alto nivel, no le conviene que se hable de Diego? ¿Cuántos han sido los episodios de desencuentros entre el chaparro alcohólico y el abogángster patán? ¿Qué sabe Diego Fernández de la élite panista actualmente en el poder? En favor de esta tesis tenemos una verdad incontrovertible: sentado en la silla presidencial tenemos a un LOCO absolutamente capaz de CUALQUIER COSA (saludos Greg) con tal de salirse con la suya. Dios nos coja confesados (y con condón).

¿Está vivo Diego? Al parecer, luego de la foto dada a conocer por los "Misteriosos Desaparecedores", sí. ¿Por cuánto tiempo? No lo sabemos. No es probable que Fernández de Cevallos regrese con vida al seno familiar, porque son muchos los intereses que se entrecruzan en este caso. Las teorías son muchas, las versiones se contradicen unas a otras, pero la conclusión parece ser unánime: a nadie le conviene que Diego Fernández de Cevallos sobreviva a este episodio. Es un desaparecido que nadie quiere encontrar.

Comentarios: renegadolegitimo@gmail.com
Sígueme en Twitter: http://www.twitter.com/RenegadoL
Blog: http://renegadolegitimo.blogspot.com

Reacciones:

2 comentarios:

Y sigue sin aparecer el barbas. Si como sugiere una de las hipótesis, el maravilloso plan consistía en un autosecuestro para volver héroe a Cevallos, me temo que ya valió. A menos que aprovechen que México gane algún partido del mundial para ese mismo día liberarlo (con un operativo espectacular, por no llamar montaje) y hacer escándalo mediático.

Cada vez menos verosímil la teoría del "autosecuestro" o del plan para volverlo mártir... al parecer sí está cautivo de una organización guerrillera, quizá una escisión del EPR.

¿Y el "gobierno"? Pues como el chinito: nomás milando...