miércoles, 26 de diciembre de 2012

Mis 10 regalos de Santa Claus favoritos

Todos fuimos niños alguna vez, y muchos recordamos con cariño esos juguetes especiales que nos dieron horas de diversión y marcaron nuestra infancia. ¿Están en esta lista tus juguetes favoritos?

¿Quién no recuerda la emoción con la que cada 25 de diciembre, apenas abriendo los ojos, corríamos al pie del árbol de Navidad para ver los regalos que nos había dejado Santa Claus? ¡Cuántos de nosotros dábamos brincos de alegría al abrir los paquetes y ver el juguete con el que habíamos soñado por semanas o quizá meses! Y entre todos ellos, hay algunos a los que uno les guarda un cariño especial, sea por las horas y horas que te divertiste con ellos, por los recuerdos que te traen, o simplemente porque al paso de los años se convirtieron en juguetes entrañables.. Por eso aquí te presento la lista de mis 10 juguetes favoritos que recibí en Navidad:


1.- BatMachine (Batrax).- ¿Un Bati-tanque de guerra? Por más raro que pueda parecer el concepto, este juguete fue muy popular en México en la segunda mitad de los años 80; recuerdo haberlo deseado desde la primera vez que lo vi en el programa de Chabelo. Comercializado por la extinta empresa mexicana de juguetes Ensueño, su funcionamiento era sencillo: por medio del tablero colocado en el lomo, uno podía programar los movimientos del vehículo (adelante, atrás, izquierda, derecha) durante intervalos prefijados. Un atractivo adicional era que podías quitarle las orugas (de hule) y masticarlas (¡yo lo hacía!) como una buena terapia anti-estrés =P

Foto: laloncheradelosrecuerdos.blogspot.com


2.- Fabuloso Fred.-  Un claro ejemplo de juguetes que nunca pasan de moda: las diferentes versiones del juego de memoria electrónico más popular de todos los tiempos hoy están disponibles como apps para iPhone y iPod. ¿Cuántos niveles consecutivos podías hilar sin equivocarte? Otro punto a destacar es la resistencia que los juguetes de antes tenían al uso rudo: ¿cuántas veces no le pegaste de manotazos al Fabuloso Fred en tu ansiedad de ganarle?




3.- Juego de Química "Mi Alegría".-  Para aquellos de nosotros que de niños teníamos curiosidad científica y nos gustaba hacer toda clase de experimentos, los juguetes de Mi Alegría proporcionaban la posibilidad de sentirnos émulos de Pierre Curie o Carl Bosch. "100 experimentos completos", decía la caja; y en realidad ¿cuántos de esos 100 experimentos completaste alguna vez? Pero lo interesante del juego era, al menos para mí, diseñar nuevos experimentos que no estuvieran en el instructivo; después de todo, ¿quién sabe? ¡Quizá en una de ésas, podíamos descubrir el secreto de la transformación del plomo en oro!

Foto: http://rebobinatumemoria.blogspot.mx

Lo mejor de todo es que, a diferencia de muchos de los juguetes de esta lista, los de Mi Alegría aún se venden en el mercado mexicano, lo que no deja de ser una buena noticia tomando en cuenta que se trata de una empresa nacional que ha sobrevivido a toda clase de crisis y comercio desleal del extranjero. Los encuentran en: http://www.mialegria.com.mx/



4.- Juegos de mesa.-  En lugar de centrarme en un juego en específico, en esta categoría incluyo algunos de los mejores juegos de mesa que me tocó disfrutar en mi niñez; desde el Turista Mundial hasta el Risk; pasando por El Lince, y un paquete de juegos de mesa llamado Polijuegos 25 (al menos el que tuve tenía esa cantidad de juegos incluidos). Para mi gusto los mejores juegos de mesa los vendían dos empresas mexicanas: Birján (cuyo logotipo es un payaso) y Montecarlo, cuya mascota es un conejo parecido al conejo Blas. De los juegos comercializados por éstas, mi favorito sin duda fue el Turista. Posteriormente conocí el Risk, que como juego de estrategia me fascinó durante años; el que tuve fue de Hasbro y todavía anda por ahí en el fondo de algún librero, esperando revivir esas horas de esparcimiento sin cables ni videojuegos ni nada parecido...



5.- Lear'n Play.-  Una de las cartas fuertes con las que Mattel llegó a México en la década de los setenta fue este pianito electrónico, el cual tenía la característica de tener lucecitas (LEDs) en las teclas, que se iluminaban indicando en qué secuencia tenías que presionarlas para producir determinadas melodías programadas de antemano. Por supuesto también tenía la opción de toca|r "por la libre", aunque a decir verdad en ese caso los resultados no eran tan buenos...

Foto: http://laloncheradelosrecuerdos.blogspot.mx/


6.- Avalancha.-  Oficialmente llamado "carro deslizador Avalancha", esta tabla con ruedas, que hoy no aprobaría ningún test de seguridad y cuya venta podría estar incluso prohibida en algunos mercados más quisquillosos (como el norteamericano), tuvo enorme éxito en los años ochenta, cuando todos los niños querían tener uno para competir entre sí, y ver quién alcanzaba la máxima velocidad aventándose cuesta abajo desde alguna loma o parte alta de la colonia. ¿Cuántas visitas al sanatorio para enyesar un brazo, o atender un moretón, se le deben a este juguete entrañable? ¿Alguna vez te deslizaste en él?



7.- Vaquita lechera Lilí Ledy.-  Esta lista no podría estar completa sin incluir a una de las marcas de juguetes más recordadas en México: Lili-Ledy. ¿Quién no vio alguna vez el comercial de la muñeca "Lagrimitas Lilí", aquel que decía: "Llora, llora, y mueve sus manitas..."? Lamentablemente la apertura comercial, las recurrentes crisis económicas, y otros factores, obligaron a esta empresa mexicana a cerrar sus puertas en los años ochenta. Uno de los últimos juguetes que sacó al mercado fue esta vaquita a la que le dabas de tomar agua y luego, gracias a unas pastillitas que le ponías dentro, podías ordeñarla para que diera "leche". Este juguete en particular lo recuerdo porque lo jugábamos mi hermana y yo, no era "propiedad" de ninguno de los dos, era de ambos... :)



8.- Figuras de acción de "La Guerra de las Galaxias".-  Otro de los grandes aciertos de Lili-Ledy en el mercado mexicano fue sacar la línea de figuras de acción de la saga de Star Wars, en particular a partir del estreno en México de El Regreso del Jedi (Episodio VI). Tanto los personajes como las naves y vehículos espaciales tuvieron gran éxito y se convirtieron en referente de la niñez mexicana. Aquí presento sólo unos de los varios juguetes que tuve de esta línea: la figura de acción de Luke Skywalker y el kit de Jabba the Hutt, con todo y foso-trampa incluido:












 



9.- Atari 2600.-  Para mediados de los años ochenta, las consolas de videojuegos comenzaron, lenta pero inevitablemente, a desplazar a los juguetes "tradicionales" de muchos hogares mexicanos. La novedad de los videojuegos, aunado a la baja en sus costos, ocasionaron que muchos niños prefirieran pedirle a Santa Claus el último cartucho para el Atari, comenzando así una nueva tendencia en diversión infantil.



La primera consola que tuve fue el Atari 2600, traído de McAllen y que incluía el juego "Asteroids". Nada que ver con los gráficos de los videouegos actuales, ¡pero en aquel entonces era una novedad! Durante varios años me divertí jugando Pac Man, Star Riders, incluso el juego de E.T. que nadie entendía. ¡Qué recuerdos!

10.- Robot 2XL.-  Otro de los éxitos de la marca Ensueño, un juguete con forma de robot que hacía preguntas de conocimientos generales. El usuario tenía que responderlas presionando alguno de los botones que traía al frente, y si acertaba, el robot lo felicitaba; de lo contrario, le explicaba la respuesta... Como dato curioso, la versión mexicana contó con la voz de uno de los grandes del doblaje, Jorge Arvizu "el Tata". Funcionaba con cartuchos de 8-tracks. Aquí podemos ver un fragmento del programa "En Familia" con Chabelo, donde demuestra el funcionamiento del 2XL:



Y tú, ¿qué juguetes de tu infancia recuerdas con cariño? ¿Aún los conservas? ¿Qué opinas de los juguetes actuales, te gustaría que tus hijos tuvieran la oportunidad de jugar con los mismos juguetes que te divirtieron de niño?

¡Opina!

Reacciones:

3 comentarios:

Yo jamás tuve ninguno de los juguetes que anunciaban en la televisión, especialmente nunca tuve un videojuego, yo no sabía que rayos era un atari hasta hace poco gracias a internet, sin embargo no creo haber sido menos niño que aquellos que sí gozaron de estos juguetes. Recuerdo que mi diversión principal eran los muñequitos de el santo enmascarado de plata que vendían en el tianguis (todavía se venden) y los carritos de plástico, me divertía mucho con esas cosas.

Buenisimo,
Yo sigo conservando lo que queda de mi avalancha por que tengo la ilusión de armarla nuevamente con mis hijos.

El Atari era lo máximo y me da mucho gusto conservarlo por que fue una de las empresas donde trabajó Steve Jobs.

Yo creo que te faltó poner un tira papas que era una pistola que lanzaba pedacitos de papa muy bueno y por supuesto lo que nunca podía faltar. Una pelota de soccer, americano u de basket por que antes SI podíamos salir a jugar a la calle y rasparnos y correr y uffff.

Muy bueno el Post.

Mi estimado Renegado
Aaah q nostalgia la de antes! Y como le pones limite a los recuerdos extrañe los carrito de madera hechos por artesanos con mucho detalle verdaderas obras de arte q duraban a pesar del uso y q fueron desplazados por ka entrada del plástico
Buen post!
Saludos y larga vida al blo
Rafael